¿Sabías que ya hay tratamientos eficaces para el Covid?

Son sencillos, baratos, seguros y asequibles a todo el mundo, y ya los están usando en varios países (USA, Rusia, Bolivia, Perú, etc.)

Varios ejemplos: Hidroxicloroquina (HCQ), Ivermectina, Vitaminas, Budesonide, Artemisa Annua, Transfusiones de plasma, etc.

Además, miles de médicos en todo el mundo dicen que están obteniendo excelentes resultados con esos tratamientos

Por eso la gran pregunta es esta:

¿Por qué las autoridades oficiales y la TV omiten esos tratamientos (Hidroxicloroquina-HCQ y muchos más)?

La respuesta a esa pregunta es bastante sorprendente, se analiza en los demás apartados de esta web (ver menú de barra) y tiene relación directa con la presunta existencia del llamado «Estado Profundo» (élite, Gobierno en la Sombra, Cábala)

En tal caso, el Estado Profundo controlaría las grandes farmacéuticas y mucho más (gran banca, medios de comunicación, gobiernos, ministerios, hospitales, universidades, etc.)

Las grandes farmacéuticas ganan muchísimo más dinero con las vacunas patentables que con tratamientos eficaces, asequibles y baratos pero no patentables (porque son naturales, porque ya expiró la patente, etc.)

Los principales medios de comunicación (TV, prensa, radio, etc.) reciben grandes inversiones de las grandes farmacéuticas

Es decir, parece que estaríamos ante un desastroso círculo vicioso de intereses espurios que haría que la salud no fuese rentable pero la enfermedad sí

Para saber más sobre lo anterior, se recomiendan estos links (link, link, link, link, link)

¿POR QUÉ VACUNAS PATENTABLES, SÍ, PERO TRATAMIENTOS BARATOS Y ASEQUIBLES, NO?

Las autoridades oficiales y la TV repiten sin parar que la solución para el Covid-19 son las restricciones (confinamientos, etc.) hasta que llegue la vacuna patentable (Bill Gates y grandes farmacéuticas.)

Pero ni las autoridades ni la TV nos dicen que hay otros tratamientos baratos, asequibles, seguros y efectivos que los están usando con éxito para el Covid muchos médicos en todo el mundo (ver vídeos adjuntos). Este es un ejemplo y hay más:

Hidroxicloroquina (HCQ)

Es una medicina asequible y barata (la caja cuesta unos 15 €) aprobada en USA hace más de 60 años y que se viene usando de forma segura para tratar varias dolencias como malaria, lupus o artritis. Es más efectiva en combinación con acitromicina y zinc (también baratas y asequibles).

La HCQ se basa en la Quinina, sustancia natural producida por árboles del género Cinchona ledgeriana (o Quino). La Quinina ya la usaban los Incas en el siglo 16 para tratar muchas afecciones, calambres, resfriados, arritmias, etc.

¿QUIÉNES AVALAN Y RECOMIENDAN LA HIDROXICLORIQUINA? MILES DE MÉDICOS Y EXPERTOS EN LA MATERIA EN TODO EL MUNDO

La HCQ la recomiendan miles de médicos, expertos en la materia y gente muy importante (excepto la mayoría de las autoridades oficiales y la TV, y luego veremos posibles motivos de ello). Varios ejemplos:

      • Luc Montagnier (Premio Nobel de Medicina. Ver vídeo adjunto).
      • Dr. Philippe Douste-Blazy (ex Ministro de Sanidad de Francia).
      • Donald Trump (Presidente USA) y sus asesores (ver vídeo adjunto).
      • Dr. Didier Raoult (Director Hospital IHU de Infecciones de Marsella, Francia).
      • Dr. Vladimir Zelenko (médico de Nueva York).
      • Dra. Ivette Lozano (Dallas, Texas, USA).
      • Dr. Harvey Risch (Ph.D. Universidad de Yale, USA).
      • Ministerio de Bienestar de Sanidad y Familia (MBSF, India).
      • Dr. William W. O’Neill (Director médico Sistema de Salud Henry Ford, Detroit, USA).
      • Dr. Stephen Hatfield (biomédico experto en virus Évola).
      • Dra. Jane M. Orient (Directora «Asociación de Médicos y Cirujanos Americanos», etc.)
      • Médicos de hospitales de Bélgica y el Reino de Baréin.
      • Más de 6200 médicos en 30 países que están obtiendo excelentes resultados con la HCQ para el Covid.
      • Etc.

¿EXISTEN EVIDENCIAS CIENTÍFICAS DE LA EFECTIVIDAD DE LA HIDROXICLOROQUINA PARA TRATAR CORONAVIRUS? SÍ, MUCHAS

El siguiente es un ejemplo y hay más. Se trata de una investigación del NIH (Instituto Nacional de Salud USA) sobre la HQC publicada en la revista científica «Virology Journal» el 22-agosto-2005 y recogida en PUBMED (Medline), que es una de las bases de datos de medicina más importantes del mundo. Su título es:

«La cloroquina es un potente inhibidor de la infección y del contagio del coronavirus SARS»

«Chloroquine Is a Potent Inhibitor of SARS Coronavirus Infection and Spread». Virology Journal. 2005 Aug 22;2:69. doi: 10.1186/1743-422X-2-69. Martin J Vincent, etc.

https://www.pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/16115318/

¿SABÍA EL DR. FAUCI QUE LA HCQ ES EFECTIVA PARA EL CORONAVIRUS SARS? ES PROBABLE QUE SÍ LO SUPIESE

El hecho de que ese artículo lo publicase el NIH implica que el Dr. Anthony Fauci (director de la respuesta al Covid en USA) es muy probable que supiese de la efectividad de la HCQ desde al menos ese año (2005), puesto que Fauci era director del NIAID, que a su vez es una rama del NIH.

Ahora bien, en el improbable caso de que Fauci no lo supiese, sus demás asesores y empleados del NIAID seguramente lo sabrían puesto que participaron en la investigación y en la publicación de dicho artículo.

Entonces, ¿cómo es posible que ni Fauci ni sus subordinados se lo dijesen a la población mundial (que la HCQ es eficaz) desde el inicio del Covid (a principios del 2020) ni tampoco durante los siguientes dos años?

¿A QUÉ SE DEBE LA OMISIÓN OFICIAL DE LA EFECTIVIDAD DE LA HCQ, A DESONOCIMIENTO, FALLO, ERROR, O SUPRESIÓN DELIBERADA?

Hoy día (2022) están saliendo a la luz indicios que apuntan a que quizás no se trató de un fallo ni un error sino a algo mucho más grave: a una omisión deliberada.

De hecho, algunos autores apuntan a que para que las autoridades puedan aprobar legalmente el uso de la vacuna, debe darse el requisito previo de que no existan otros tratamientos efectivos.

Esos autores opinan que ese ha podido ser uno de los motivos de dicha presunta supresión deliberada, pues así se abrían las puertas a la legalización acelerada del uso de la vacuna patentable.

En ese sentido, se recomienda ver los interrogatorios del Congresista USA Rand Paul al Dr. Fauci en el Senado USA. Paul y otros Congresistas opinan que Fauci mintió sobre ese tema y otros relacionados, como cuando dijo que no financió al laboratorio de Wuhan para realizar investigaciones GOF (Ganancia de Función) para modificar virus animales para que pudieran infectar a humanos.

En todo caso, los presuntos autores de supresipones deliberadas de tal calibre (HCQ, GOF, etc.) deberían ser investigados para determinar su grado de responsabilidad (incompetencia, negligencia, complicidad, etc.) y, si procede, ser juzgados.

¿Por qué? Porque si realmente se hubiese tratado de supresiones deliberadas (y eso habrá que determinarlo con las investigaciones pertinentes), dichas supresiones han contribuido a sembrar desinformación y confusión entre el personal sanitario de los hospitales, lo que ha evitado el uso de dichos tratamientos efectivos que podrían haber salvado muchas vidas y que además han hecho lo contrario: agravar la situación y provocarle un sufrimiento enorme a millones de personas en todo el mundo (miles de muertes incluidas).

¿HAY MÁS TRATAMIENTOS EFICACES PARA EL COVID? SÍ, BASTANTES

Pero esos otros tratamientos tampoco nos los cuentan ni la mayoría de las autoridades oficiales ni la TV (luego veremos posibles motivos de por qué). Estos son varios ejemplos y hay más:

      • Dióxido de Cloro (CLO2 o MMS). Lo autoriza el gobierno de Bolivia para tratar el Covid.
      • Ivermectina. La han usado miles de médicos en todo el mundo con gran éxito.
      • Dispositivo de luz ultravioleta. Lo usa el gobierno de Rusia para tratar el Covid.
      • Transfusiones de plasma sanguíneo con anticuerpos Covid. Lo autoriza el gobierno USA para tratar el Covid.
      • Planta Artemisa Annua. La usan mucho en África para tratar el Covid.
      • Vitaminas (A, C, D) y sustancias naturales. Las usan muchos médicos para tratar el Covid.
      • Esteroide (Budesonide) para el asma. Lo usan en Japón y USA para tratar el Covid.
      • Etc.

«SI LAS FARMACÉUTICAS QUISIERAN CURAR LAS ENFERMEDADES, SE ELIMINARÍAN A ELLAS MISMAS DEL NEGOCIO» (ESA ES UNA CITA LITERAL DE GWEN OLSEN, EX-REPRESENTANTE FARMACÉUTICA)

Por eso ahora la gran pregunta sigue siendo la misma:

Si esos tratamientos son baratos y asequibles y logran excelentes resultados para tratar el Covid, como así lo están atestiguando miles de médicos, ¿por qué la mayoría de las autoridades oficiales y la TV no se lo cuentan a la población pero, sin embargo, repiten sin parar que la única solución es la vacuna patentable?

Para responder a esa pregunta, un dato clave que mucha gente quizás no sepa es este:

Tanto los principales partidos políticos como los medios de comunicación (TV, prensa, radio, etc.) reciben mucha financiación de las grandes farmacéuticas y la gran banca.

Entonces, ¿podría ese dato tener algo que ver con el silencio de la mayoría de los políticos y la TV sobre tratamientos para el Covid baratos, eficaces y asequibles que, por tanto, supondrían una fuerte competencia para las vacunas patentables?

Es decir, ¿podría haber gigantescos intereses económicos detrás del Covid-19 para lucrarse con la venta de vacunas patentables y silenciar los tratamientos baratos no patentables?

Las respuestas a esas preguntas se analizan y se documentan con detalle en los distintos apartados del menú de barra.

LA POBLACIÒN MUNDIAL TIENE DERECHO A EXIGIR INDEMNIZACIONES POR DAÑOS Y PERJUICIOS OCASIONADOS POR LA OMISIÓN DICHOS TRATAMIENTOS EFICACES

La omisión continuada durante varios años (2020 a 2022) por parte de las autoridades oficiales de tratamientos eficaces, asequibles y baratos para el Covid (HCQ, Ivermectina, Esteroide, etc.) ha provocado unos daños terribles y multimillonarios en la población mundial, tanto en el terreno económico como en el de la salud. La ruina económica ha sido brutal (miles de empresas han quebrado), y la de la salud, también.

Por eso es conveniente que este tema se investigue a fondo para esclarecer cuál ha sido el motivo real de dicha omisión, y aquí caben varias posibilidades, por ejemplo:

1) Que tal omisión se haya debido a desinformación de las autoridades, fallos, errores, incompetencia, negligencia, o

2) Que tal omisión se haya debido a lo que sería mucho peor, a una supresión deliberada.

En todos los casos, la población mundial tiene derecho a pedir indemnizaciones por los daños y perjuicios ocasionados por dicha omisión.

Aunque evidentemente, las responsabilidades serían mucho mayores si la omisión se hubiese debido no a fallos o errores sino a una supresión deliberada, es decir, a un plan elaborado de forma consciente para ocultar la existencia de dichos tratamientos y beneficiar la venta de vacunas.

En ese sentido, se recomienda ver la sección Acciones legales (link) del menú de barra para conocer las demandas que ya están en marcha para pedir dichas indemnizaciones.